martes, 12 de enero de 2016

Conquista(te)

El arte de conquistar es tan selecto que siempre probamos a conquistar a los demás, tenemos tiempo para regalar, preparar sorpresas, hacer una rima bonita, preparar un detalle, etc… Nos mueve la ilusión y nos embarga la emoción, en ese estado somos capaces de cualquier cosa con tal de que la persona en cuestión se fije, sonría, nos complazca y se quede con nosotros de por vida. Todo para ser elegidos por otra persona.



Es así como funcionamos internamente, estamos sujetos a un objetivo externo, nos fijamos en alguien, nos llama la atención, nos acelera el pulso desde el corazón, su presencia nos pone nerviosos y nosotros damos todo, lo entregamos todo absolutamente por esa persona, tanto así, que se nos va la vida en ello, pero… si la vida más importante es la nuestra propia, ¿cuánto tiempo dedicamos a conquistarnos?



Tenemos que aprender a conquistarnos, a querernos, a deleitarnos, a mimarnos, en definitiva debemos mantenernos contentos e ilusionados con nosotros y para nosotros. Somos los mayores conocedores de nuestras necesidades y nuestros gustos, el gesto más fácil de conquista es hacerlo con nosotros, sin esperar otra respuesta que no sea nuestra propia felicidad, el sentirnos bien con nosotros mismos, el poder añadir eso de ¡porque yo lo valgo y me lo merezco!



¿Cuántas veces dejamos de hacer cosas que nos gusta por complacer a otros? Y siguiendo esta escala de preguntas, ¿Cuántas veces lo hacemos al revés? No es cuestión de ser un egoísta empedernido, se trata de querernos, amarnos, cuidarnos y mimarnos en un orden preferencial.



La cuestión es la siguiente, si nos cuidamos y nos conquistamos a nosotros mismos nos sentiremos con tanta energía y fuerza que ya con ese hecho en sí, haremos felices a los que se encuentran a nuestro lado, estaremos más receptivos, más dispuestos, más sonrientes, seremos generadores de sonrisas, estaremos impregnados de ilusión para transmitir esas emociones que tanta falta nos hace a diario.



Si conseguimos empezar este nuevo año con conquistas internas, seremos capaces de conquistar el mundo


“La mejor manera de poder conquistar al resto es hacerlo empezando por ti mismo primero“



El hecho de hacerlo te llenará de seguridad y alegría, te verás diferente, serás más fuerte mentalmente, estarás más pleno emocionalmente y conseguirás establecer un patrón a seguir para siempre, ese patrón nace en tu propia conquista y desde ese puerto nacerán las oportunidades de conquistar al mundo.